Uno de los materiales mas demandado para la construcción es el Hormigón Celular.

Composición

El hormigón celular es un material de construcción, destinado a la obra gruesa. Producido exclusivamente a partir de materias primas naturales, se compone de Arena, Cal, Cemento, Agua y aire.

Si se procesa con solo agua, cemento y aditivos lo llamamos concreto celular, si agregamos arena tendremos el hormigón liviano u hormigón celular. El hormigón o concreto celular se puede elaborar en obra o en fábricas donde se producen los bloques de hormigón celular. En obra es ideal para contrapisos, carpetas, rellenos e inyecciones; también utilizable en muros o tabiques con moldes adecuados

Propiedades

Aislamiento térmico

El hormigón celular es un material homogéneo y macizo (aunque ligero) con aislamiento “repartido”, ya que no necesita el uso de aislamiento adicional. Se trata de un producto “2 en 1”: portante y aislante.

El hormigón celular no necesita ningún aislamiento interior complementario. Su estructura alveolar, compuesta por millones de micro células de aire, le confiere sus propiedades de aislamiento térmico.

Los profesionales llaman este tipo de aislamiento “aislamiento repartido” o “monomuro”. Atrapadas de manera homogénea en la masa del material, el aire asume su papel de aislamiento perfecto.

Así, el hormigón celular impide cualquier pérdida de calor. Sirve de barrera contra el calor exterior en verano y guarda el calor de la calefacción dentro de la vivienda en invierno. Funciona como un verdadero climatizador natural.

Aislamiento acústico

La estructura micro-alveolar del hormigón celular, con millones de poros de aire cerrados integrados en su volumen, contribuye positivamente para cumplir con las exigencias de aislamiento acústico de la normativa vigente. – Cerramientos: bloques de hormigón celular a partir de 20cm de espesor con un aislamiento acústico Ra de entre 41 y 48 dBA – Tabiques: bloques de tabiquería a partir de 8cm de espesor con un aislamiento Ra ≥36 dBA

Resistencia mecánica

El hormigón celular es un material con una elevada resistencia a la compresión. Ello conlleva a muros capaces de soportar cargas elevadas, permitiendo la construcción de estructuras de varias plantas La ligereza de las placas permite aprovechar al máximo su capacidad estructural, reduciendo a su vez considerablemente las cargas que se transmiten a los muros y finalmente a las cimentaciones.

Resistencia al fuego

El hormigón celular es un material mineral incombustible (clase de reacción al fuego A1). En caso de incendio no se fisura, no estalla y no genera ninguna emanación gaseosa. Así los servicios de emergencia pueden actuar sin riesgo añadido. Los elementos de zuncho vertical y horizontal aumentan la estabilidad de los muros y permiten la realización de muros cortafuegos de grandes dimensiones.

Otras ventajas

El hormigón celular es un material que respira, dejando pasar el vapor de agua producido por los ocupantes y las actividades cotidianas. Esta hidroregulación es esencial para evitar todos los riesgos de humedad, condensación y aparición de hongos.

Fuentes fotos y referencias: http://www.ytong.es